aautorule.gif (377 bytes)

Novena del Señor de Huanca

PRIMER DIA

Por la Señal de la Santa Cruz....

 

ACTO DE CONTRICCION

A tí Señor y Dios mío, sea dada toda adoración,

a ti eterna bondad toda gloria a ti infinita gracia Santa,

y perfecta caridad, toda alabanza.

 

¡Oh amabilísimo Jesús, Creador, Padre y Redentor mío en quien creo, con quien espero a quien amo sobre todas las cosas, yo el pecador mas indigno de cuantos habitan en la tierra arrojado a vuestras plantas confuso y humillado os pido perdón de mis culpas, me peso de todo corazón de haberte ofendido, pésame Señor de haberte ofendido, pésame Señor de haber sido la causa de que sufras tantos dolores, amarguras y congojas. Por tu sangre preciosísima que por mi derramasteis a toda una columna al rigor de cruelísimos tormentos, haced que lave con lagrimas de dolor las manchas de mi conciencia culpable, dadme la mano en mis caídas y fuerza para corregir mis defectos, vencer mis pasiones que me dominan, practicar las virtudes que me faltan, expiar mis pecados con actos de penitencia. Vengo a tus pies, Jesús mío como un leproso a limpiarme en este Jordán de pureza, como un ciego a lavarme en esta fuente de luz y espero que en vuestra infinita bondad escuchareis mis congojas y me concederéis lo que os pido.

Así sea.

ORACION PARA TODOS LOS DIAS

¡Oh Jesús mío! rendido a vuestros pies considerando las inefables muestras de amor que me habéis enseñado; cuya paciencia y misericordia son infinitas; echad una mirada de compasión sobre la ceguedad de vuestro pueblo ya no abandonáis en estos días que acude a tu Santuario y que en el infierno redobla sus esfuerzos para hacerle olvidar que fue rescatado a costa de tu sangre preciosísima. Unido de tu corazón a las almas privilegiadas que imploran con sus lagrimas vuestra misericordia, os ofrezco mis pensamientos, palabras y obras, todas mis fatigas, ocupaciones y padecimientos y mi alma con todas sus potencias en desagravio de los crímenes que de nuevo derraman tu sangre preciosa. Oh Jesús infinitamente bueno, quisiera amaros cuanto os aman todas las almas juntas que os sirven en la tierra, cuanto os aman los ángeles, los bienaventurados, cuanto os ama vuestra adorable Madre María Santísima. Os ruego por los crueles azotes que por mi amor sufrió tu delicadísimo cuerpo me concedas lo que te pido en esta novena si es para gloria de Dios y bien de mi alma.

 

Saludemos a la Beatísima Trinidad rezando tres veces el Padre Nuestro y Ave María en desagravio de los padecimientos de nuestro Señor Jesucristo atado en la columna.

aautorule.gif (377 bytes)

ORACION PARA EL DIA PRIMERO

Inocentísimo Jesús que siendo la suma inocencia, quisiste por mi amor ser acusado y como reo sentenciado de inicuos jueces, oyendo con mansedumbre la sentencia que os dio Pilatos, para que fueseis cruelmente azotado y recibiéndola sin mas causa que el amor a los hombres luego que la pronuncio; inhumanos y crueles verdugos, te llevaron al lugar del suplicio, y desatando las cuerdas y cadenas con que te prendieron en el huerto, te maltrataron impíamente, rompiendo las llagas que las cadenas por estar fuertemente apretados te habían abierto en los brazos y muñecas y dejándote sueltas las manos, te mandaron, Jesús mío con ignominia, blasfemias, que tu mismo te despojaste de la túnica inconsutil. Y tu, Supremo monarca, Hijo del Eterno Padre, obedeciste a aquellos soberbios sayones quienes pareciéndoles que tardabas por tu modestia, sin piedad ni compasión os arrancaron con violencia la túnica. Ruegote Padre de mi corazón por la mansedumbre con que oíste la sentencia y te dejaste llevar al lugar de su cumplimiento, que imprimas en mi alma la paciencia en los trabajos y que atadas mis manos para la culpa, sólo las tenga libres para el cumplimiento de tus santos mandamientos. Amen.

Aquí en breve oración presentara cada uno mentalmente al Señor su particular necesidad y comunes de la iglesia, y luego la siguiente.

 

DEPRECACION

Sangre de mi Dios, vida de mi vida.

R/ purifica mi alma de toda malicia.

Sangre Redentora del alma mía.

Sangre que llorando mi Jesús vertía.

Sangre derramada por las culpas mías.

Sangre que te viste de hombres abatida.

Sangre que brotaron agudas espinas.

Sangre que vertieron manos atrevidas.

Sangre del costado en la cruel herida.

Sangre dulce y suave humana y divina.

Sangre con que aplacas tu justísima ira.

Sangre consagrada en hostia pacifica.

Sangre de mi Dios, Sangre amabilísima.

Sangre siempre pronta a curar heridas.

Sangre en que se funda la esperanza mía.

Sangre que recauda, la oveja perdida.

Sangre encendedora de las almas tibias.

Sangre que hace fuerte al que en tí medita.

Sangre santa, pura, amable y bendita.

Sangre de mi alma, sangre de mi vida.V/.

Te adoramos preciosa sangre y te bendecimos.

R/. Porque en la santa cruz redimiste al mundo.

 

ORACION

Omnipotente y sempiterno Dios, que con la Sangre de tu Hijo, quisiste ser aplacado y que nosotros fuésemos redimidos; rogámoste que nos concedas, de tal suerte hacer memoria del precio de nuestra salvación que podamos en esta vida conseguir el perdón, y en la eternidad el premio de la gloria. Por ti. mismo Jesucristo Señor Nuestro tu hijo, que contigo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén

 

 

A NUESTRA MADRE DE LA MERCED

Dulcísima Virgen María de la Merced querida Madre, abogada mía. encanto de mi corazón, embelezo deiicioso de mi alma; yo no tengo otra esperanza después de Jesucristo que Voz ¡Oh! Vos que sois la, única esperanza de los pecados. Vos que habéis de salvar. Reina de la gloria : Vos que vinisteis del cielo a romper cadenas, habéis de romper las de mis pecados. Vos quisisteis Ilamaros María de la Merced para llenar de mercedes a los que os invocan con este dulce titulo. Por eso os digo: ¡María de la Merced, salvad mi alma y hacedme la gran merced de darme una verdadera contrición para que acabando en paz esta mísera carrera pase a alabaras sin cesar en la mansión de la gloria.

¡Oh Madre mía! yo me ofrezco todo a vos y en prueba de mi filial afecto os consagro en este día, mis ojos, mis oídos mi lengua, mi corazón, en una palabra todo mi ser Ya que soy todo vuestro ;Oh Madre de misericordia! guardadme y defendedme como cosa y posesión vuestra. Amen.

aautorule.gif (377 bytes)

SEGUNDO DIA

 

ORACION

Amorosísimo Jesús mío que, siendo la suma altura quisiste padecer por nuestro amor tanto desprecio, que comparado con los gusanos de quienes nadie se compadece, fuiste tratado de modo indignísimo a tu dignidad, y siendo el objeto de los angélicos respetos, fuiste por vuestro amor e1 oprobio y escarnio de la ínfima y vilísima plebe. Siendo el autor de la salud, fuiste, por mi amor, conocido varón de dolores y débil de fuerza. Siendo la suma bienaventuranza fuiste por mi amor despreciado con el hombre mas bajo; y siendo el autor de toda gala quisiste. Por mi amor. ser desnudado de tus vestiduras. en presencia de la multitud de tus enemigos. Señor, que vistes a1 sol de resplandores, de luces a las estrellas, de hermosa gala las flores y los campos: ¿y te han de mirar desnudo tus enemigos? Tu eres el inocente a quien nadie pudo argüir de pecado ¿y has de ir, con tanta ignominia, para los azotes desnudado? Tú el Santo de los santos ¿y has de estar dispuesto por tu amor a pagar mis delitos? Bendito seas Señor mío porque siendo yo reo de toda maldad para librarme de la eterna confusión, admitiste padecer las desnudez, el escarnio, la burla, los azotes y blasfemias. Por esta misericordia, usad conmigo, concediéndome el particular favor que solicito. Amén.

aautorule.gif (377 bytes)

 

TERCER DIA

ORACION

¡Oh! amabilísimo Jesús que, siendo la suma inocencia te sujetaste, por librarnos de las eternas prisiones, a se como reo aprisionado, y atado como Isaac para el sacrificio; contemplo Jesús mío a los crueles verdugos que tan cruelmente te atan a la columna para azotarte con más libertad; te estrechan contra la columna de piedra, de modo que entumecidos los brazos revienta la sangre por las yemas de los dedos. Mi sensor, mi bien, mi luz y mi guía; dadme luz para imitarte y con la mayor ternura de mi corazón decirte: ;Oh gloria de los ángeles! ;Oh creador misericordiosísimo de cielos y tierra! ;Oh amante de las almas puras! Es posible. Dios mío que cuando tu por mi amor entregas a los cordeles tus divinas manos para que las mías gocen de eterna soltura, las he de ocupar yo en quebrantar tu santa ley? Que cuando por desatar mis prisiones permitiste ser tratado como reo yo me he de emplear en malas obras? No Sensor, basta de esta mala correspondencia; quede impresa en mi alma tu fineza, alcance de tu piedad de particular favor que solicito. Amen.

 

aautorule.gif (377 bytes)

 

CUARTO DIA

ORACION

Poderoso Jesús mío, siendo Supremo Monarca del mundo, Sensor de los ángeles y de los hombres, quisiste verte desamparado de tus amigos, abandonado de tus discípulos y cercado de rabiosos lobos en tus enemigos, en cuya presencia, atado fuertemente a la columna, empezaron los sayonos a azotar tu delicado y purfsimo cuerpo con ramales de cordeles con todo el furor de su indignacion y con todas las fuerzas sus potencias corporales, descargando sobre tu delicada espalda tantos golpes que cansados de azotar soltaron los cordeles, dejando por triunfo de su enojo, lastimeras y penetantes heridas ;Oh Dios, Sensor inocentisimo, te miro todo entumecido y desfigurado y que esta por reventar tu preciosa Sangre por todas partes de tu delicada espalda! ;Quien me diera el dolor correspondiente para sentir la mala correspondencia a tanta fineza; Tú Señor, tienes manos bondadosas y sueltas, para concederme esta gracia como la particular que solicito en esta novena. Amen.

aautorule.gif (377 bytes)

 

QUINTO DIA

ORACION

Amorosísimo Jesús mío, que ardiendo en tu pecho el amor divino con que nos amas, porque no te cansas de amarnos permitiste que cansados los dos primeros sayones de azotarte, se llegasen otros dos y entrasen a porfía con ramales de cordeles durísimos, y te azotasen sobre las llagas que dejaron los primeros; apurando con tanta diligencia las manos, que en breves minutos de tiempo rompieron todas las heridas y cardenales, corrió derramada tu Sangre Divina, no sólo bañando tu sagrado cuerpo, sino salpicando las vestiduras de los ministros mismos que te atormentaron y corriendo hasta la tierra. Ofrezco Padre de mi alma el vaso de mi corazón, para que recibiendo en el tu preciosa Sangre se ablande su dureza y gaste todas sus ternuras solo en amarte que es gracia que espero con la particular solicitud que pido en esta novena. Amen.

aautorule.gif (377 bytes)

 

SEXTO DIA

ORACION

Liberalísimo, Jesús mío, que no satisfecho tu amor con dar para nuestro rescate el precio de la Sangre que derramaste, quisiste fuesen rotas tus carnes con fieros azotes, pues azotado por otros dos verdugos que con inhumana crueldad, repitiendo inhumano los golpes le rompieron las inmaculadas carnes derribando al suelo muchos pedazos, abriendo en tus espaldas surcos, y descubriendo los huesos en ellos, verificándose lo que dijiste por tu Profeta David; contados han sido mis huesos, y sobre mis espaldas abrieron su iniquidad. Y no contentos con este estrago te azotan, hermosura de los cielos, en tu divino rostro, en tus pies, y en tus manos, encendiendo el furor que contra tu inocencia concibieron. Con el afecto mas intimo de mi corazón te pido, bien mío, me concedas lavar mi alma con tu Sangre preciosísima, y renovar con la fealdad de la culpa, ;Oh Jesús mío, por mi a tanto penar entregado! pierda yo el sentido de dolor, al verte desangrado, para que alcance de tu piedad el favor que solicito en esta novena. Amen.

aautorule.gif (377 bytes)

SEPTIMO DIA

ORACION

¡Oh Jesús mío! fortaleza de los santos que cargado del peso de mis delitos para librarme de que eternamente me abrumen padeciste en tu santa humanidad todos los dolores de los golpes que recibiste, y desfallecido con mas de cinco mil azotes, y desatado de la columna fuiste presentado ;Oh varón de dolores! Te pido por tu sufrimiento que aproveche de las lecciones que me das de paciencia, humildad y obediencia.

 

¡Oh Jesús mío! Cómo alcanzara yo a limpiar la Sangre que obscurece los soles de tus ojos y las inmundas salivas con que Llenaron hartando de oprobios ; Dadme la mano de tu gracia para que logre este beneficio, con el particular favor que espero conseguir en esta novena Amen.

aautorule.gif (377 bytes)

OCTAVO DIA

ORACION

Jesús amoroso, Médico celestial de las almas que para curar nuestras dolencias en el lago de tu Sangre derramada al rigor de los azotes, creaste una Piscina en que quedásemos libres de todo los males; dadnos, Señor la mano para que acertemos a entrar en ella cuando se mueve con la de tu misericordia Inocente. Abel, muerto por la envidia de su hermano no clame tu Sangre contra mí, cuando tu piedad pido a mi favor. ¿Quien Señor, respondiera al clamor de tu inocencia, cuando mi indignidad me convenciere? Como tal, humildemente apelo al trono de tus clemencias para que me valga el precio de tu Sangre y alcance la gracia que solicito en esta novena. Amen.

aautorule.gif (377 bytes)

 

NOVENO DIA

ORACION

Jesús Poderosísimo; Padre de las luces, Príncipe celestial, vestido de los resplandores de tu hermosura, obedecido y servido de los ángeles y santos, temido de los demonios, por cuya providencia están los cielos y tierra vestidos de hermosura; tierno amante de las almas que por manifestar tu amor a los hombres quisiste padecer cuanto de penas la infernal furia dict6; desnudado de tu vestidura, para vestirme de la túnica inconsutil de la gracia Humildísimo dueño de mi alma, que te inclinaste al azarla ¿quién Señor y bien mío pudo obligar a tu grandeza para que te humillares, siendo verdadero y poderoso Dios en tus obras y en tu ser a padecer tan inaudito, tormentos oprobios, y blasfemias? Pero oh! ¿quién (bien infinito) muriera antes que nada hicieras, ni padecieras cuando a vista de tus dolores, azotes. Sangre derramada y desprecios como se nos representa en esta tu santa imagen buscamos los deleites las culpas; el regalo y las mayorfas? Tu amor vida mía te oblig6 tu caridad te puso en manos de tus enemigos; y yo con mis delitos desmerezco tus misericordias. Mas ;oh Padre amoroso. Pastor divino! me presento en tu presencia para que reduzcas a tu aprisco. Busco Padre mío, perdón por tu misericordia, misericordia, misericordia; misericordia ; Señor! ¿Como me apartaré sin ella? ¿Cómo me iré sin tu bendición? la he buscado con confianza, no me la niegues dulce dueño mío Amen.

LAS CAIDAS DEL SEÑOR

 

ORACION

Dulcísimo dueño de las almas. Jesús amabilísimo; yo humilde criatura vuestra, postrado a vuestros sagrados pies, adoro alabo y glorifico aquel infinito amor con que quisisteis siete veces caer en tierra por nuestro remedio, para confundir mi soberbia con tan admirable humildad; suplico ;Señor mío! por las penas congojas dolores y afrentas que sufristeis por redimirme en vuestra Pasión Santísima, me concedáis una viva fe con que crea en Vos que sois mi Dios verdad inefable, una esperanza firme con que solo escriben mis deseos en vuestro poder infinito, y una caridad verdadera con que os ame sobre todas las cosas, como a bondad suma, y todos mis prójimos por amor vuestro; para que teniendo una vida libre de caldos en los siete vicios capitales merezca levantarme a un alto grado de perfección y finalmente alabarnos eternamente en la gloria que con el Padre y en unidad del Espíritu Santo vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén,

A Jesucristo adoremos,

Y con tierno corazón

Las caídas contemplemos,

Que Señor dio en su pasión,

Aplaca Señor.

La primera caída que dio Nuestro Señor Jesucristo, fue en el huerto de Gethsemaní donde orando a su Eterno Padre, fue tan excesiva la congoja en que se puso que con un mortal y copioso sudor de sangre, regó tierra en que cayó desmayado.

Dulce Jesús que postrado

Sangre sudas por mi amor

Concédeme que a tus pies

Derrame alma y corazón

Aplaca Señor

Padre nuestro, Ave María Gloria Patri y luego:

V. Alabad al Señor todas las gentes

Los pueblos le alaben reverentes

Porque su misericordia se ha mostrado

Y sobre nosotros sea ensalzado,

R. Gloria sea dada al Padre

Gloria al Hijo Perenne,

Gloria al Espíritu Santo

Sea ahora y por siempre,

Mi Jesús dadnos tu mano,

Y por tus siete caídas,

No permitas que caigamos.

La segunda caída fue en río Cerdeen donde, por la violencia, con que lo llevaban cayo al agua y habiéndolo sacado todo mojado y enlodado, quedaron en aquellas piedras las huellas de sus pies y manos, y de las sogas con que lo llevaban maniatado.

Con el tropel de mis culpas

Te he derribado Señor

Lloren mis ojos mas aguas,

Que las aguas que llevan el Cerdrónn,

Aplaca Señor.

Padre Nuestro, Ave María, Gloria Patri, etc.

La Tercera caída fue en presencia del Pontífice Caifás, donde un vil criado suyo llamado Malco de mano armada y con diab6lico furor; le dio tan espantosa y cruel bofetada que lo derribo en tierra dejando grabada la mano en su hermosísimo rostro.

Si la cruel bofetada

Cae mi Dios al rigor,

Levántate al ruido de esta

Que me da mi contrición

Aplaca Señor,

Padre Nuestro, Ave María, Gloria Patri,etc.

La cuarta caída fue en el Pretorio de Pilato, donde después de azotarlo cruelmente atado a una columna; al desatarla cayó de espaldas sobre el lago de su Sangre dejando descubierto el pecho donde le azotaban de nuevo.

Venid alma de Jesús

A morir de compasión

Que para verle en su Sangre

Desmayado no hay valor

Aplaca Señor

Padre Nuestro, Ave María, Gloria Patri, etc.

La quinta caída fue en la puerta llamada Judiciaria donde lleg6 el Señor después de azotado y mostrado al pueblo, fue por Pilatos sentenciado a muerte de Cruz la cual habiéndosela echado sobre los hombros, le hizo caer debajo con su crecido peso.

Después de azotes y espinas

Cruz y caídas ;que dolor!

Viva mi Jesús, y muera

Quien ingrato le ofendió

Aplaca Señor.

Padre Nuestro, Ave María, Gloria Patri, etc.

La sexta caída fue cuando el Señor después da haber andado con la Cruz a cuestas por las calles publicas de la ciudad; y por habérsele hecho en la espalda una llaga que cruelmente le lastimaba, dio segunda vez en tierra debajo de la Cruz.

Nazareno hermoso dadme

Esa Cruz que no es razón

Que a ti postre su peso

Cuando hice el pecado

yo Aplaca Señor.

Padre Nuestro, Ave María, Gloria Patri etc.

La séptima caída fue en la salida o falda del monte Calvario donde por faltarle ya las fuerzas cayo sobre las duras piedras y agudas lajas de aquel monte, hasta besar con sus santísima boca la tierra; y queriendo levantarse no pudo, antes volvió a caer de nuevo.

Que habrá hecho el pecador en mi

Si tanto ha causado en Dios?

¡Peque atrevido contra tí!

Perdón mi Jesús, Perdón

Aplaca Señor.

Padre Nuestro, Ave María, Gloria Patri, etc.

V. Alma ten temor y mira Que al tamaño de su amor Es también cuando se irrita, Su justicia y su vigor

R. Aplaca, Señor tu ira, Tu justicia y tu rigor, Dulce Jesús de mi alma Misericordia Señor.

aautorule.gif (377 bytes)

ULTIMA ORACION

Omnipotente y eterno Dios que quisiste que tu Hijo Jesucristo Señor nuestro diese; en su sagrada y dolorosa pasi6n siete lastimosas caídas para remedio de las nuestras; concédenos, por sus méritos no caer en ninguna de los siete vicios capitales, y si por vuestra fragilidad cayéremos en alguno, seamos levantados a mayor grado de perfección en amor vuestro por el mismo. Jesucristo tu Hijo que con Vos y el Espíritu Santo, vive y reina Dios por todos los siglos. Amen.

aautorule.gif (377 bytes)

ORACIONES